Casas Rurales España Cases Rurals Espanya Landa etxeak Espainia Casas Rurais España Rural Houses Spain Landhäuser Spanien Maisons Rurales Espagne Case di Campagna Spagna Landhuizen Spanje Casas Rurais Espanha Kottedgi v Ispanie
propietarios alojamientos
Busca por alojamiento
Busca por pueblo
-
Alojamientos > Blog de Turismo Rural > Destinos Turísticos > Las bellas calas de la Costa Brava, turismo rural y turismo de playa se dan la mano.
imprimir

Blog de Turismo Rural

Las bellas calas de la Costa Brava, turismo rural y turismo de playa se dan la mano.

compartir en google+ compartir en twitter compartir en facebook Sergio Delgado



Costa Brava
4 fotografías

Más de 200 km de bellas playas y algunos de los rincones con más encanto del litoral. Alquilar una casa rural en la Costa Brava es poder disfrutar de una de las mejores rutas para disfrutar de las más bellas y naturales calas. Ocupada desde tiempos inmemoriables, la Costa Brava siempre ha sido un lugar de vital importancia por todas las culturas que han ocupado esta región del nordeste del país.

 

Dicen de ella que esconde uno de los atardeceres más mágicos que ofrece el cielo de Cataluña. Y no es para menos, la Costa Brava extiende sus encantos a través de 214 extensos kilómetros de playa que la sitúan como una de las zonas costeras más turísticas y apreciadas del litoral. ¿Alguna vez has pensado alquilar casas rurales en Girona? Su Costa Brava abarca las comarcas del Alto y Bajo Ampurdán y La Selva, nace en la desembocadura del río La Tordera en la localidad de Blanes y acaba en Portbou, en plena frontera con el país vecino, Francia. E incluso en el siglo III a. c, fue testigo de las batallas que los romanos y los cartagineses disputaban en plenas Guerras Púnicas por imponer su control y su fortaleza en un pujante Mar Mediterráneo.

 

Alquilar una casa rural en Girona y disfrutar de la Costa Brava van, irremediablemente, de la mano.  A partir de 1600, la ciudad empezó un crecimiento como antes nunca había ocurrido y empezaron a ocuparse las zonas del litoral gracias a pequeños municipios. El paso fue lento pero constante y el avance económico de finales del siglo XIX y principios del  XX, trajo a esta zona de aguas cristalinas una proliferación de nuevas construcciones y un turismo en alza del que hoy aún presume.

 

Lloret de Mar, Castell D´Aro, San Feliu de Guixols, Roses, Pals, Cadaqués, Palamós, Tossa de Mar, Calella de Palafrugell, Torroella de Montgrí, L´Escala… son solo algunas de las localidades más emblemáticas y con los más bellos paisajes que ofrece la Costa Brava. Y no solo eso, es poder disfrutar de las maravillas que ofrece Baqueira Beret, la práctica de deportes como el submarinismo, la vela o el golf y su rico patrimonio gastronómico y natural –además de sus bellos monumentos- la convierten en un valor seguro para pasar unas vacaciones inolvidables.

 

Pero si hay algo en esta parte del Mediterráneo por lo que destaca, esto son sus calas. La Costa Brava esconde alguna de las calas más salvajes, tranquilas y bonitas de todo el litoral y una ruta por ellas se convierte en una experiencia de inimitable belleza. Gola del Ter en Torroella de Montgrí, puede alardear de ser una de las principales paradas de esta ruta costabravense que hay que visitar. Podrás sorprenderte con su aire salvaje, sus dunas intocables y sus tierras casi vírgenes, en frente de las Islas Medas, la sitúan como el paradigma de la tranquilidad y la belleza más absoluta.

 

También cabe destacar, Es Codolar en Tossa de Mar. Una localidad que ha esquivado la urbanización a gran escala y ha conservado las murallas de Vila Vella dónde las grandes aglutinaciones de turistas ha pasado de largo. Otro sitio imprescindible es la Cala Portaló de Cadaqués, el pueblo más oriental de la Península Ibérica. Visitar la Casa Museo de Salvador Dalí o el Parque Natural del cabo de Creus, junto a la Cala Portaló conforma un viaje digno de admirar. Es de difícil acceso, lo que convierte a esta cala de 35 metros de longitud como una de las más escondidas y pacíficas.

 

Aigua Xelida al norte de Tamariu es un pequeño paraíso de 12 metros de ancho protegido por rocas, pinos y piedras, fácil de encontrar pero de angostos caminos que, sin embargo, hacen la delicia de aquellos que buscan tranquilidad y naturaleza en uno. Playa del Castell en Palamós, lejos de haber sufrido el envite de la construcción y con los restos de un antiquísimo poblado ibérico es otra de las opciones más importantes a tener en cuenta en esta ruta.  Otras ventajas de alquilar una casa rural en Girona y en la Costa Brava es visitar las abruptas calas de Torre Valentina en Calonge, las de Begur como Sa Riera, Aiguafreda y Sa Tuna y las de Tamariu, Llafranc y Calella, en Palafrugell, constituyen otras de las más naturales y poco transitadas que no se deben perder de vista.


siguienteanterior

Redes Sociales


Facebook Zonas Rurales Twitter Zonas Rurales Google Plus Zonas Rurales


Categorías


· Destinos Turísticos
· Enogastronomía
· Fechas Especiales
· Fiestas y Tradiciones
· Naturaleza
· Turismo Activo
· Zonas Rurales

Publicidad





En esta web se usan cookies propias y de terceros con motivos operativos y analíticos. Política de Cookies.
política de cookies