Casas Rurales España Cases Rurals Espanya Landa etxeak Espainia Casas Rurais España Rural Houses Spain Landhäuser Spanien Maisons Rurales Espagne Case di Campagna Spagna Landhuizen Spanje Casas Rurais Espanha Kottedgi v Ispanie
propietarios alojamientos
Busca por alojamiento
Busca por pueblo
-
Alojamientos > Castilla-La Mancha > Albacete > Villa de Ves > Casa Rural María Juana Piqueras
imprimir

Casa Rural María Juana Piqueras

Casa Rural en Villa de Ves (Albacete)

icono casa icono persona 9 plazas icono euro 18 € persona / noche aprox. icono coche 55 km de Albacete icono compartir Compartir: icono twitter icono facebook icono googleplus icono pinterest
alojamiento homologado
Casa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana PiquerasCasa Rural María Juana Piqueras
Reserva online: reserva on-line

 

Página web

 

968 795..Ver teléfono

 

Formulario de contacto:

 

Casa rural de dos espigas

La vivienda puede acoger a un máximo de 9 personas y dispone de:  Calefacción, estufa de leña, cocina con todos los servicios, lavavajillas, microondas, lavadora, cafetera, tostador, etc.. . Además de un gran patio-terraza con barbacoa. También tenemos a la disposición de los clientes bicicletas, un frontón contiguo para jugar, raquetas de tenis y balones.
Además gratis tenemos una gran piscina pública de temporada con vigilante para que no te preocupes de los niños.

 

Se pueden realizar multitud de actividades en este maravilloso lugar, a continuación os detallo algunas:

Actividades en la naturaleza:

-Senderismo o trekking.

-Mountain bike.

 En nuestra página web (www.mariajuanapiqueras.com), también hay colgadas rutas en formato de wikiloc o en jpg para su impresión directa.

 

También tenemos actividades concertadas con una empresa especializada con la que tenemos un acuerdo para nuestros ocupantes.  (Naturocio 967471569; 617624591 o en info@naturocio.com)

 

-Barranquismo.

-Piragua.

-Quads

 

Actividades dentro del casco urbano:

 -se dispone de bicicletas para su uso de forma gratuita

 -piscina pública para la temporada de verano con precio reducido para ocupantes.

 -existen pistas polideportivas y frontón de uso gratuito.

En general el casco urbano es muy pequeño pero a la vez espacioso y tranquilo, ideal para que niños y mayores puedan disfrutar sin necesidad de ir en coche.


Tarifas

icono euro Precio medio: 18 € persona / noche aproximadamente
icono persona Capacidad: 9 plazas

Casa completa 230 €/fin de semana

Estancias más largas consultad.

IVA incluido.


Ver precios detallados en su web

Características

- Admite animales de compañía.
- Hay facilidades para discapacitados.
- Exterior: jardín, patio, terraza, barbacoa, zona de aparcamiento, finca vallada.

- Interior: calefacción, salón-comedor, televisión, chimenea, cocina, vitrocerámica / inducción, lavavajillas, microondas, lavadora, colección de juegos, dvd, equipo de música.

- Servicios: bicicleta disponible, documentación disponible sobre la zona, rutas guiadas, servicio de lavado de ropa, leña gratuita, venta de productos locales, tienda, se sirven desayunos, se sirven comidas, se sirven cenas.

- Situación: en el casco urbano, cerca del río, cerca de un pantano, en la montaña, acceso asfaltado, acceso al alojamiento señalizado.

- Idiomas hablados por los propietarios: español francés inglés

Entorno y actividades

En La Mancha, el paisaje predominante es la llanura ondulante cubierta de cultivos y pinares. Unidad paisajística por su particular topografía, climatología e hidrografía que junto con las connotaciones culturales concede personalidad propia a esta tierra. Sin embargo los dos ríos que caracterizan esta comarca (Júcar y Cabriel) han labrado con el paso de los siglos un entorno natural de impresionante belleza, dando lugar a una variante climática algo más húmeda.

El Júcar ha formado un foso espectacular de abrupto relieve llamado la Hoz del Júcar en la que los pueblos se han adaptado a la orografía colocándose sobre los estratos (Jorquera), bajo ellos (La Recueja, Cubas) o encaramándose a ellos (Alcalá del Júcar y la pequeña Tolosa).

 

La Hoz del Cabriel, está formada al igual que la del Júcar por farallones de roca poco erosionable, creando otro cañón que tiene su culmen en el paraje de "Los Cuchillos" donde las rocas alcanzan su mayor verticalidad y agudeza. Esta zona del río Cabriel ha merecido la denominación de Reserva Natural.

 

FLORA Y FAUNA

La flora de toda la comarca es de tipo mediterráneo siendo las plantas y árboles más comunes, el romero, el esparto, el chopo, las encinas, nogales, pinos piñoneros, sabinas, almendros, etc.

Entre la fauna merece la pena destacar al jabalí, el lince, la liebre, el conejo, perdices, mochuelos, búhos, lechuzas,  cuervos, urracas, cernícalos, torcaces, abubillas, gavilanes, etc.

Atendiendo a sus dos vertientes, hay dos itinerarios de especial importancia siguiendo el curso de los ríos: el Valle de Cabriel y la Hoz del Júcar.

 

Valle del Cabriel 

La ribera del Cabriel, uno de los ríos más cristalinos de Europa, constituye la ruta ideal para los amantes de la naturaleza. Rodeado de bosques y parajes totalmente vírgenes de notable interés ecológico, sus nacimientos de aguas termales fueron, al parecer, origen de asentamientos primitivos, así lo demuestran los restos de pinturas rupestres de sus márgenes.

De este a oeste, partiendo de las Casas del Río, donde se encuentra una noria del s. XVII, hoy restaurada y en funcionamiento, llegamos a Cilanco, aldea que conserva muestras típicas de la arquitectura tradicional como uno de los antiguos lavaderos y un cuidado sistema de distribución de aguas para el riego de sus múltiples huertas. 


En Villa Toya resulta imprescindible la visita al Balneario de la Concepción, data de 1848 y sus aguas termales tienen excelentes  propiedades medicinales.

 

Apenas unos kilómetros más llegamos a la antigua central de El Retorno. Siguiendo el curso del río encontramos La Terrera, paraje dotado de instalaciones que funcionan como Aula de Naturaleza. Unos metros más arriba, el Balcón del Ensueño, un mirador que nos muestra toda la belleza del valle que surca este hermoso río.


 El río continúa, aunque sus mejores parajes en La Manchuela ya han quedado atrás. Sin embargo las posibilidades turísticas no se agotan. Como alternativa próxima al Valle del Cabriel, puede disfrutar de la comodidad de un hotel y conocer la cultura y gastronomía de pueblos cercanos al río.

Tal es el caso de los pueblos que componen el denominado Rincón de Ves, equidistantes del Júcar y el Cabriel: Casas de Ves, con un excelente retablo churrigueresco en la iglesia de Santa Quiteria, obra barroca (s.XVII-XVIII) y el Ayuntamiento (s. XVIII) hoy restaurado, así como las Salinas del Cuco, de propiedades curativas, Balsa de Ves, también con una parroquia barroca del s. XVIII y Villa de Ves, ya mencionada en el itinerario  de la Hoz de Júcar.

 

  Siguiendo la carretera en dirección a Casas Ibáñez, llegamos a Alborea, del árabe "AL-BURAYAT" (La Torrecilla), cuyo origen proviene de una torre del s. VIII que fue construida para vigilar la calzada romano-árabe de Chinchilla a Requena, restos que se conservan cerca de la población, así como de la torre, situada junto a la iglesia de la Natividad (s. XVI).

En Casas Ibáñez, centro comarcal y de servicios, cuna de Bonifacio Sotos, uno de los creadores del Esperanto, merece la pena visitar la Parroquia de San Juan Bautista (s. XVI), obra barroca en la que destaca la Capilla de los Ochando de estilo rococó, así como una importante talla de marfil del s. XVII. Además hay que reseñar la ermita de la Virgen de la Cabeza, obra sencilla y rodeada del parque, situada en las afueras de la población, donde el último domingo de abril el pueblo celebra de forma multitudinaria la romería de su patrona.

  
   Finalmente, ya en la provincia de Cuenca, El Herrumblar, el último pueblo de la comarca cercano al Cabriel, cuya tradición mas destacada se celebra el Domingo de Resurrección. Según ésta, los "quintos" construyen un chozo de flores para guardar al Niño hasta la procesión de la mañana siguiente. Como lugar de interés natural destaca el paraje de Mortal chinos.

 

Hoz del Júcar

En el Júcar, el recorrido va desde Motilleja hasta Villa de Ves, en él se combinan los muchos atractivos del paisaje con el interés histórico de la zona, constituyendo una ruta particularmente recomendable.

Partiendo del paraje de "Cuasi hermas" en Motilleja, zona especial para el baño y la acampada, es conveniente visitar el altar de estilo herreriano de su iglesia, que data de 1756.

 

Si es aficionado a la pesca, puede disfrutar de este deporte en Valdeganga. Siguiendo el curso de la carretera, que discurre paralela al río, llamarán su atención las pequeñas aldeas de casas-cueva excavadas en la roca, arquitectura característica en los pueblos de la ribera del Júcar.                                                              

 

En pocos minutos llegamos a Jorquera, antigua "Xurquera", capital administrativa y señorial de este estado y dependiente del Señorío de Villena, villa medieval de interés cultural que se alza a orillas del Júcar, bordeada de murallas almohades (s. XII). Entre sus muchos atractivos destaca la Parroquia de Santa María de la Asunción, de estilo gótico-renacentista, con lienzos de gran interés y una Cruz Procesional de plata del s. XVI en su interior. La Casa del Corregidor, de 1727, con labras heráldicas, la llamada Torre de Doña Blanca, construida para defender el acceso de la villa, y las rejas del Ayuntamiento que datan del s. XVIII. En buena parte de la población predomina todavía la arquitectura medieval y existen numerosas casas blasonadas. Como hallazgo arqueológico de importancia destacan las tumbas del s. VI encontradas en las proximidades de la población. 

Algunos miradores, construidos al efecto, nos permiten disfrutar de excelentes vistas panorámicas, desde allí se divisa todo el esplendor de la villa fortificada.

 

Merece la pena visitar Jorquera y las pedanías de la ribera del Júcar en el mes de Mayo. El día 22 de este mes se celebra la Romería de la Virgen de Cubas, con alardes de Moros y Cristianos, fiesta de gran interés turístico y cultural.                                   

 

Sin dejar el curso del río llegamos a La Recueja, pequeño y tranquilo pueblo, donde el paisaje y la posibilidad de acampar son los mejores motivos para visitarlo.

                                                                                   

La llegada a Alcalá del Júcar puede ser todo un acontecimiento, es, sin lugar a dudas, uno de los pueblos más espectaculares y pintorescos de toda La Manchuela, con sus casas escalonadas en una ladera hasta la cima donde se alza el castillo árabe, que da nombre al lugar ("AL-KALA": el castillo) y abrazado por la hoz de este río.


Declarado conjunto histórico artístico, Alcalá del Júcar fue antiguamente aduana del Camino Real de Castilla a Levante. Hoy, sus empinadas calles, abocadas hacia el río, tienen un singular atractivo turístico que seduce al primer golpe de vista. Un atractivo al que se unen particularmente alguna de sus cuevas que atraviesan la montaña sobre la que se asienta la Hoz de Júcar, y que se encuentran abiertas al público. Concretamente, muy cerca de Alcalá de Júcar, en una de sus paredes verticales de la hoz, se halla la Cueva de Garadén, fortificada por los árabes y célebre por su función de vigía en el Camino Real citado.

 

De igual modo, merece visitarse la plaza de toros, única por su forma irregular y por la creencia de que en su origen pudo ser una lucerna paleo cristiana. Para disfrutar de unas excelentes vistas, tanto del pueblo como de la hoz, conviene situarse en los miradores existentes en los caminos que se dirigen a los pueblos aledaños como las Casas del Cerro o las Eras de Alcalá. 
Como obras arquitectónicas de interés destacan en Alcalá del Júcar, la parroquia de San Andrés (s. XVI al XVIII) con pórtico de entrada neoclásico, un puente sobre el Júcar de origen romano y reconstruido en el siglo XVIII, el castillo de origen árabe, aunque reformado en época cristiana, y la Ermita de San Lorenzo (s. XVIII).

 

      Continuando la ruta trazada junto al Júcar, llegamos a Tolosa. De aquí en adelante el paisaje se hace cada vez más agreste, el cauce se estrecha y se convierte en "cañones" de una belleza extraordinaria. Llegados a este punto los itinerarios posibles se multiplican. Como recomendación pueden valer parajes como Las Rochas( os podéis acercar a comer, Carlos y su familia os atenderán de maravilla) el Tranco del Lobo y El Molinar. Estos dos últimos albergan los poblados de las dos primeras centrales que construyó Hidroeléctrica.

 

 Finalmente, como último pueblo en nuestro recorrido, se encuentra Villa de Ves, antigua capital del Señorío de Ves y viejo albergue del Alcalde Corregidor, nombrado villazgo de las manos de Alfonso X.

 

Hoy es un pueblo semiabandonado. Sin embargo revive todo su esplendor el 14 de Septiembre, día en que se celebra la romería en honor al Cristo de la Vida, guardado celosamente en el santuario homónimo del s. XVI. En él pueden contemplarse hermosas bóvedas góticas tardías, así como tres retablos, dos renacentistas y uno barroco, todos ellos de gran interés. También en este santuario y a través de una trampilla abierta en el suelo, se desciende a unas profundas criptas con algunas momias.

 

Concluida la ruta de la Hoz del Júcar, la visita de algunos pueblos del llano representan una alternativa para cambiar de paisaje y contemplar estupendas panorámicas desde la planicie.

 

Así dejando la Hoz del Júcar a su paso por Jorquera y tomando la carretera que conduce a Casas de Juan Núñez, es obligado hacer un alto en el camino para asomarse a los miradores mencionados anteriormente. Una vez llegados al pueblo merece la pena pasear por el barrio de casas-cueva. 


Pozo Lorente, por sus cotos de caza con abundantes especies, ofrece a todos los aficionados a este deporte un notable interés cinegético. 
 De Villavaliente podemos destacar las ruinas de un poblado ibérico denominado "Valenbonga", ubicado en el paraje denominado El Tesorillo.

Haremos un alto en Alatoz para visitar su iglesia dieciochesca de San Juan Bautista, declarada de interés cultural, con retablo neoclásico, con dos imágenes, un Nazareno y la Dolorosa, de especial belleza. Los alrededores de este pueblo serán motivo y excusa para detenerse y realizar alguna excursión a pie.

 

 Por último, Carcelén es uno de los pueblos del llano más interesantes. Destaca especialmente el castillo fortaleza, del que se tiene escasa información, sabiendo únicamente que fue antigua mansión señorial y que está fechado hacia el s. XV. La iglesia de San Andrés Apóstol y la ermita barroca del Cristo de las Eras, albergan en su interior tallas de gran valor artístico, valgan como ejemplo un Crucificado del s. XVI y una talla de Salzillo. 

En el ámbito festivo y tradicional, la celebración de la noche de "Los Montones" es visita obligada para cualquier curioso. Se celebra en el mes de Agosto y da comienzo a las fiestas mayores de Carcelén. Consiste en una desesperada carrera de antorchas a través del monte que culmina con una gran hoguera en honor al Cristo. Los orígenes ancestrales de esta fiesta nos remiten a la persecución y quema de brujas.  


Como complemento a las rutas anteriores, y con la llanura como nota característica, podemos hacer un particular recorrido por siete pueblos salpicados de curiosidades y temas de interés. Todos ellos responden al denominador común de una misma arquitectura tradicional, el pueblo agrupado en torno a la iglesia o el ayuntamiento.


En Madrigueras encontramos a los últimos artesanos de "romanas", una bonita fachada rococó en la iglesia parroquial de San Pedro y San Pablo, y una destacada industria cuchillera en donde podrá elegir entre todo un muestrario de navajas para llevar como recuerdo.

 

Igualmente interesante resulta una visita a Navas de Jorquera para ver las reliquias de San Eleuterio y San Liberato, albergadas en su iglesia, o, de camino a Cenizate, al "chozo roscao", una de las más claras muestras de la arquitectura tradicional de La Manchuela.

 

Ya en Cenizate puede visitarse la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de las Nieves, declarada monumento de interés cultural, en cuyo interior se hallan los retablos barrocos de San Antonio y San Esteban del s. XVII. También está el retablo de San Martín del s. XVI.

 También encontrará la ermita y paraje de Santa Ana, declarado bien de interés cultural. El inmueble es barroco del s. XVIII. Es un punto geofísico importante, ya que constituye una balconada natural desde donde se divisa el paisaje manchego de Cuenca y Albacete.    

 

De camino a Fuentealbilla, y muy próxima a esta población, se encuentra la llamada Cueva del Niño, de interés espeleológico, y El Galayo, antiguo cazadero prehistórico. Del mismo modo se han encontrado yacimientos de origen ibérico, en la actualidad muy difíciles de identificar por su mal estado de conservación. También en este municipio son destacables unas salinas de origen romano que fueron cambiadas a sus dueños por Señorío de la Villa de Alpera en el siglo XV, y un "caput aquae" (sistema de distribución de aguas), en buen estado de conservación, también de origen romano.

 

Para los amantes del arte, la visita a Golosalvo es obligada. En este pueblo está ubicada la iglesia parroquial de San Jorge (s. XVIII) donde se conserva la única estatua ecuestre de Salzillo y un San Simeón del mismo autor.

Siguiendo la carretera nacional 322 hacia Albacete, Mahora nos traslada a un mundo pretérito cargado de esplendor de los siglos XVII y XVIII, donde se entremezclan los más diversos estilos: gótico, renacimiento y rococó. Destacan en importancia la parroquia de la Asunción, de estilo gótico, que guarda en su interior un magnífico Crucificado de marfil hispano-filipino (s. XVII), parte del convento franciscano de la Concepción, en las afueras, y una casa-palacio con portada y torre de finales del XVII. En buena parte del casco urbano son numerosas las casas nobiliarias con portadas de sillería y labras heráldicas.

 

 La ruta concluye en Abengibre, en cuyo término municipal se han hallado importantes restos ibéricos como la Vajilla Ibérica denominada el "Tesoro de Abengibre".


Este hallazgo arqueológico, uno de los más importantes del arte ibérico, fue encontrado en 1934 en el llamado Vallejo de las Viñas, tiene una antigüedad de más de 2500 años y sus inscripciones todavía no están totalmente descifradas. Aunque la vajilla original permanece en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, actualmente se pueden contemplar ocho réplicas de distintos tamaños en la colección expuesta en el museo del Ayuntamiento de Abengibre.


En su iglesia parroquial se encuentra un interesante cuadro del s. XVII de la escuela sevillana.
Es recomendable visitar este municipio especialmente en septiembre, durante las fiestas patronales, para participar en los Alardes a San Miguel, representación popular basada en las batallas de moros y cristianos de gran tradición e importancia histórica y turística.

 

EL PAISAJE MÁS INTACTO

LA HOZ DEL JÚCAR

Si eres de los que prefieren caminar al aire libre, una bonita excursión es la que sale de la parte baja de formas del Júcar, por la preciosa alameda, formación una pista de tierra hasta la población de Tolosa. Desde aquí, el trayecto sigue en dirección a la presa del Molinar pasando bajo los imponentes formaciones de la hoz del río, cubiertos de una tupida formaciones. Es un buen recorrido para “escuchar” a la naturaleza.


ALBOREA

En medio del paisaje de La Manchuela destaca el perfil de esta localidad, fundada -según algunos- alrededor de una torre árabe que vigilaba la calzada entre Chinchilla y Requena. Y no pasaría de ser un sencillo pueblo, al que le sobra un poco de cemento, si no fuera por su imponente iglesia, a la que se ha dado en llamar "la catedral de La Manchuela". Su construcción comenzó en el siglo XVI aprovechado la torre árabe y luego ha sufrido varias reformas. En el interior destacan unos frescos del siglo XVIII.

 

HOCES DEL CABRIEL

Desde Casas tomas, una pista asfaltada lleva al antiguo molino de La Terrera, hoy en desuso. No muy lejos, en el término de Villamalea, se encuentra el poblado de Tamayo, situado a orillas del Cabriel, y aguas arriba este río va trazando las profundas hoces que le han hecho famoso, con parajes   los Cuchillares.

 

EL PÁRAMO DE VES

Entre todos los paisajes característicos de la zona, si quieres ver cómo es un páramo, puedes hacer el recorrido por la carretera que une Balsa de Ves con Cofrentes, ya en la provincia de Valencia.

Una tierra alta y llana de una soledad espectacular donde apenas destacan algunas curiosas formaciones rocosas y viejos chozos de pastor para el resguardo de animales

 

LOS PUEBLOS MÁS PINTORESCOS

ALCALÁ DEL JÚCAR

Sin duda te sorprenderá la espectacular vista desde arriba de esta preciosa población, de aire totalmente árabe, que desciende por la pared de la hoz. Su castillo, reconstruido, su puente del siglo XVIII y su iglesia son las construcciones de mayor interés, pero lo más impactante son sus empinadísimas calles, a veces unidas por escaleras y quiebros, como una especie de laberinto vertical.
No olvides la increíble estampa de la villa, desde el otro lado del río, cuando anochece y se enciende las luces.
Es como una ciudad de cuento.

 

LOS PUEBLOS MÁS TRANQUILOS

ALBOREA

En medio del paisaje de La Manchuela destaca el perfil de esta localidad, fundada -según algunos- alrededor de una torre árabe que vigilaba la calzada entre Chinchilla y Requena.
Y no pasaría de ser un sencillo pueblo, al que le sobra un poco de cemento, si no fuera por su imponente iglesia, a la que se ha dado en llamar "la catedral de La Manchuela".
Su construcción comenzó en el siglo XVI aprovechado la torre árabe y luego ha sufrido varias reformas.
En el interior destacan unos frescos del siglo XVIII.

 

CASAS DE VES

Esta localidad, muy apacible, está situada en una zona que forma parte del Rincón de Ves, y es un buen punto de partida para hacer excursiones tanto hacia el Júcar, como hacia el Cabriel.
En el sencillo caserío apenas destaca su iglesia barroca, dedicada a Santa Quiteria, de estilo barroco.

 

VILLATOYA

A orillas del río Cabriel y rodeado de un hermoso paisaje, este cuidado pueblo cuenta a las afueras con un agradable balneario de aguas medicinales que ya fueron utilizadas por los romanos.
Vale la pena que te acerques a la aldea de Cilanco donde se conservan los antiguos lavaderos, el viejo sistema de regadío y parte de una calzada romana.



Localización en el Mapa

Dirección alojamiento: Calle Iglesia, 2 - 02213 Villa de Ves (Albacete) - Coordenadas GPS: 39º 13' 23.02'' N / 1º 15' 34.16'' W
coche Cómo llegar desde:

Indicación del propietario

Desde Valencia por la A30 hasta llegar a Requena, a partir de ahí tomas la N322 hasta la localidad de Alborea, se pasa Alborea y se llega a Casas de Ves que también se pasa, sin dejar la carretera y a unos 6 km, hay un cruce en el que indica "Villa de Ves", se toma y se continua hasta llegar al pueblo, la casa está justo detras del Frontón. 

Y desde Albacete se toma la N322 en dirección Requena, al llegar a Alborea se sigue el mismo camino que se indica arriba. 


Alojamientos rurales cercanos a Casa Rural María Juana Piqueras (Villa de Ves)



cerrar Utilizamos cookies para recopilar información y optimizar su navegación. Cierre este aviso para aceptar la política de cookies.
política de cookies